Los contratos de arrendamiento y las obligaciones que generan

03Si usted va a arrendar una propiedad, asegure que el contrato dispone que en caso de venta, el contrato quedará disuelto de lo contrario puede que usted termine respondiendo por el termino del mismo. Sepa además  que aunque no pague la renta el inquilino, no por eso el contrato se termina automáticamente.  Le corresponde usted hacer gestiones afirmativas para disolver el contrato y pedir el desahucio por falta de pago. De lo contrario puede que se encuentre en un gran aprieto.

Si usted es el que va a alquilar incluya clausulas que lo protejan si se atrasare en la renta o si en un futuro vendieran la propiedad ya que el nuevo dueño no estará obligado a seguir el arrendamiento.

En un caso reciente que se originó en Arecibo,  los dueños de una propiedad arrendaron parte de su local a unas personas por cinco años para establecer un restaurante con una renta escalonada que iniciaba con  $1,800 mensuales  Al cabo de unos meses el dueño de la propiedad la vendió y el nuevo dueño le canceló el contrato a los dueños del restaurante.  Eso fue un gran problema para los inquilinos pues habían invertido dinero en el restaurante y tomado dinero prestado.

Los inquilinos demandaron a los arrendadores  (y antiguos dueños)  y prevalecieron,  en la demanda y en la apelación, aunque se le redujeron y/o eliminaron ciertas partidas.

Los antiguos dueños entre otras cosas alegaron que los inquilinos debían varios meses de renta y por su incumplimiento se había disuelto el contrato.   El tribunal no estuvo de acuerdo y le requirió pagar a los del restaurante una serie de partidas incluyendo:

(1) la suma de $100,000.00 por concepto de pérdida de ingresos y ganancias desde la fecha de la venta hasta la fecha de terminación del contrato de arrendamiento;

(2) la suma de treinta mil dólares $30,000.00 aportada por uno de los dueños para establecer el restaurante

(3) la suma de cuarenta mil $70,000.00 por concepto de daños y angustias mentales para los dueños y

(5) la suma de setenta mil dólares $70,000.00 correspondiente a la inversión en la compra de la llave del negocio y equipos. Se indicó además que de las partidas adjudicadas se restaría la suma correspondiente a las mensualidades de renta adeudadas.

Al final, el tribunal de apelaciones modificó los daños, reduciendo a $15,000 los daños por angustias mentales y eliminando  la partida de $100,000.00 concedida por concepto de pérdida de ingresos y ganancias.